Baby blues

babyblues.jpeg

¿Y si en lugar de enamorarte de tu bebé nada más verlo, lo único que sientes es tristeza?

En los primeros momentos en los que tienes a tu bebé vas a sentir muchas emociones juntas… aunque se venda la moto que todas las mamás sienten un “muero-de-amor” en el mismo momento en el que ven a su bebé.

Ojalá y sea así. Ojalá te sientas en las nubes, enomarada, feliz de la vida… Pero si no es así, recuerda que ES NORMAL. El jaleo de hormonas que se tiene puede provocar una reacción conocida con el nombre de “baby blues”, que es definida como <<sentimientos de tristeza, llanto, ansiedad, o irritabilidad que pueden ocurrir en las primeras semanas después de tener un bebé>>.

No es lo mismo que sufrir “depresión postparto” (que es más grave y requiere tratamiento), pero sí que esa tristeza del baby blues es necesaria tratarla de una determinada manera:

  • El primer paso es saber que puede ocurrir,
  • El segundo es hablar de ello.

Afortunadamente cada vez hay más mujeres que se atreven a hablar de ello para que pueda resultar guía y consuelo para otras que potencialmente pasen por lo mismo. Imagínate que aunque estabas esperando estar entre nubes de algodón, te sientes entre nubes de tormenta. Es un sentimiento realmente doloroso.

La buena noticia es que se supera. Y cualquier mamá que haya superado un baby blues te confirmará que adora a su bebé.

Si eres una mamá que lo ha superado, ¡comparte tu experiencia!

Serás una gran ayuda.

Mil gracias… SEGUIMOS!

keep calmEstando en varias redes sociales, es difícil seguir el ritmo en todas… pero se puede. En IG ya hemos superado los 1000 seguidores, y estoy súper contenta.

De tanto subidón me han empezado las contracciones, y nos hemos ido directos al hospital pensando que iba a nacer nuestro pequeño… pero ha sido una falsa alarma, =P.

Sólo puedo decir GRACIAS. Poquito a poco se va conformando esta comunidad y estoy muy contenta de ver que nos ayudamos y aprendemos entre todos. Seguimos!

Mañana… nuevo post! Mil besos!

¡ESTO HA SIDO LA LECHE! ¡GRACIAS BLOGUERAS POR LA LACTANCIA!

Porque realmente me siento afortunada por haber formado parte de este equipo y haber conocido a grandes personas detrás de la pantalla. Hemos logrado aportar nuestro granito de arena a una gran causa, y eso … no tiene precio.

Después de 46 días, ha terminado #BloguerasXLaLactancia, como ya os expliqué aquí, mi equipo y el resto de equipos, teníamos mes y medio para intentar conseguir el reto de llegar a 1.000€, para el fomento de la lactancia y lucha contra la desnutrición en países del Sahel. Pues bien, en mi equipo […]

a través de ¡ESTO HA SIDO LA LECHE! ¡GRACIAS BLOGUERAS POR LA LACTANCIA! — mamá bocachancla

Bilingüismo

bilingüismo

En casa somos una familia multilingüe. Entre todos hablamos 5 idiomas distintos, y a diario utilizamos al menos tres.

Cuando me quedé embarazada de mi niña, la pregunta inmediata fue: “¿cómo lo hacemos para que no se arme un tremendo lío?”.

Hablamos con varios expertos, entre ellos, logopedas y pediatras. Y las reglas básicas que hemos seguido son:

–        En teoría es aconsejable exponer a dos idiomas o tres a la vez, pero diferenciando las personas y los ámbitos.

–        Identificar a cada persona con un idioma y sólo un idioma. Si mamá habla en español a su bebé, sólo le puede hablar en español, aunque con otras personas hable otros idiomas.

–        Fijar el idioma que se hablará entre los padres cuando se esté delante de tu bebé. Normalmente se elige el idioma que está menos presente en la vida del bebé, para exponerlo un poco más a éste. Por ejemplo, mamá español, papá francés y entre ellos se elige el francés para cuando se esté delante del bebé (para que haya más presencia del francés al vivir en España).

–        Terceras personas: misma norma.

  • Deberán elegir un idioma y sólo un idioma para dirigirse al bebé, por mucho que hablen varios en su día a día. El abuelo, aunque hable inglés y francés, si elige hablar en inglés, deberá siempre hablar en inglés al bebé.
  • Si deseamos acudir a clases de idiomas, debemos asegurarnos que la profesora no mezcle lenguas.

–        Los juguetes pueden tener su idioma, pero siguen la misma regla: si se juega con la rana Gustavo, y la rana habla en inglés, deberá hablar en inglés todo el tiempo.

–        La televisión, aunque se aconseja que se reduzca su utilización al mínimo y no tiene el mismo efecto, se puede aprovechar para esos ratitos para ponerla en un idioma en concreto (normalmente el inglés suele ser el idioma elegido). Recuerda que el lenguaje se aprende cuando hablas a tu bebé y le diriges la conversación. La simple exposición tiene un efecto mucho menor.

–         A partir de los dos años estas normas fijas evolucionan.

  • Si tu niño se dirige a su padre utilizando un idioma que no es el que ha sido elegido, se le puede pedir que haga un esfuerzo. Por ejemplo: “Papá no te entiende cuando se lo dices en sueco, dímelo en español”.
  • Si tu niño no es capaz de encontrar las palabras, entonces sí que se le puede ayudar, traduciendo por él, y haciendo que repita la frase que quería decir, para que la aprenda.
  • Acercándote a los 3 años (antes, si tu niño lo pide), se pueden introducir juegos en otros idiomas. Cuando mi hija me dice que juguemos a los piratas, siendo ella Wendy y yo Peter Pan, me pide también que le hable en inglés. Para nosotros Peter Pan siempre ha sido un cuento en inglés, y en su cabeza ha establecido que los piratas, Wendy y Peter no hablan otra cosa. Este juego es por ahora con frases sencillas (“Go away!”, “Come with me!”, “You are very brave”, etc.), pero las vamos complicando (“Pirates, go away. Wendy is having supper!”).

No debemos subestimar la capacidad de aprendizaje de los niños, aunque hay que recordar que se debe hacer de forma ordenada para que no mezclen los idiomas. La identificación por personas y ámbitos (escuela, casa…), es un método que a nosotros nos está funcionando muy bien.

Y si te animas a utilizarlo, alucinarás con la capacidad de intuición que tienen. 

Arteterapia

arteterapiaEl arteterapia es “una disciplina que utiliza el arte y los medios visuales como la principal vía de comunicación. La expresión creativa artística es el vehículo que permite desarrollar la capacidad de reflexión, comunicación, expresión y desarrollo personal.

Como os contaba a través de mi Instagram (mybabymanual), mi segundo embarazo está siendo bastante complicado, pudiéndose resumir en “dolor, dolor, dolor”. Debido al peligro de parto prematuro (entre otras cosas), tengo que guardar reposo, pero el dolor sigue ahí. Mi marido tuvo una idea: que empezara una “terapia” basada en el arte.

Con el libro “Japon, les carrés d’Art-thérapie” he comenzado mi aventura en este mundo. Son un conjunto de ilustraciones en blanco y negro, que se deben ir coloreando, según tu humor, tu instinto y tus ganas. No hace falta empezar y terminar un “carré” en un mismo día. El objetivo es hacer que tu mente se evada.

Efectivamente, mi mente se despeja mientras coloreo. Dejo de pensar en las cosas que tengo a mi alrededor, en mi aburrimiento máximo por el reposo… y curiosamente, el dolor también disminuye. No sé si es efecto placebo, pero me siento mejor cuando estoy intentando hacer salir del dibujo una imagen que me guste.

La única complicación que tiene es que algunos puntos en los que hay que aplicar color son endemoniadamente pequeños. Pero en las partes más grandes, hasta mi hija quiere participar. Es otra de las ventajas. Si incluso prefieres que tu obra sea “compartida”, puedes pasar un momento chulísimo con tu pequeñ@.

Os he dejado una foto de mi primer intento.

Ya os iré contando qué tal funciona la terapia!

¿Y tú? ¿Lo conocías?

¿Baño diario?

baño bebePersonalmente, si pienso en salir por la mañana sin haberme duchado, me da algo. Una ducha diaria es lo mínimo, aunque sea rápida.

¿Es también un baño diario el mínimo para tu bebé? ¡ERROR!

Al menos hasta los 12 meses, la piel de tu bebé va a ser mucho más delicada que la de un adulto.

Un baño diario provocaría la pérdida de la grasa natural de la piel de tu bebé, y por lo tanto, ser contraproducente.

Un bebé, antes de gatear, se ensucia mucho menos que un “toddler” y por supuesto, mucho menos que un adulto.

La piel que se ensucia más, por descontado, es la zona del pañal, donde habrá que esforzarse para que esté siempre lo más limpia y seca posible. En cada cambio de pañal hay que esmerarse, para evitar en lo posible irritaciones y otros problemas.

Las recomendaciones de nuestro pediatra fueron claras para nuestro caso (ojo, para nuestro caso):

  • Evitar los baños diarios. Preferiblemente cada dos o tres días (unas tres veces por semana). Y esto aplica sobre todo a los bebés con piel atópica.
  • No utilizar jabón. Si realmente se considera necesario, utilizar un jabón adaptado a la piel de tu bebé (sin perfumes, sin aditivos artificiales…).
  • Poner poca agua en la bañera donde se vaya a bañar a tu bebé. Sobre todo al principio, no es sencillo manejarse.
  • Nunca se deja sólo a tu bebé en la bañera, aunque sólo sea por un momento y aunque sólo haya un dedo de agua. NUNCA.
  • Tras el baño, hay que secar muy bien. ENJUGAR todos los PLIEGUES. No te olvides de los pliegues del cuello, detrás de las orejas, ingles o axilas. Si no se quita la humedad, aparecerán irritaciones.
  • Con tu bebé bien sequito, un baño de crema para hidratar bien será un momento único para aprovechar y darle un masaje relajante. Si además la hora del baño está cerca de la hora de dormir, tanto la temperatura del agua como el masaje, lo ayudarán a relajarse.
  • Acuérdate que el agua debe estar alrededor de los 36 grados. Un buen termómetro para el baño evitará llantos y posiblemente hará de este momento, una vivencia agradable.

No sé si habrá personas que piensen que es una guarrería no bañar a tu bebé todos los días. Pero quizá habría que informarse más sobre el tipo de piel de tu bebé antes de juzgar. Todos los padres buscamos lo mejor para nuestro bebé.

¿Y tú? ¿Evitas los baños diarios para tu bebé?