La importancia de los hipopresivos

Porque ser mamá no significa dejar de ser tú misma, vuelve a ser tú con ayuda de estos ejercicios. No los olvides!

Esta tarde, la fisioterapeuta especialista en gimnasia abdominal hipopresiva Paloma Broceño ha ofrecido una charla sobre la preparación del suelo pélvico  para el embarazo, el parto y el postparto. Una quincena de personas ha acudido a la residencia universitaria Santo Tomás de Villanueva, de Ciudad Real, consciente de la importancia de recibir una información adecuada antes de hacer deporte o de conseguir un embarazo para así intentar prevenir el deterioro que de forma natural se produce en el suelo pélvico a causa de los embarazos y los partos. El acto ha sido organizado por el grupo de apoyo a la lactancia materna Oro blanco en colaboración con la clínica de fisioterapia Mandala.

Os dejamos algunas fotos de esta tarde.

20171120 Charla suelo pélvico (2)20171120 Charla suelo pélvico (6)20171120 Charla suelo pélvico (4)

Ver la entrada original

Anuncios

Las Cenas Adivina – todo un placer

Con el objetivo de compartir una noche genial con los presentes, y con los que no pudieron asistir pero llevamos en el corazón, escribo ésta entrada. El proyecto de Silvia es todo magia. En CenasAdivina se junta a gente dispar, con motivaciones y sueños diferentes, pero un objetivo común: compartir sus conocimientos, anécdotas y emociones con […]

a través de Fiesta presentación del Calendario CenasAdivina 2018 —

Sobrevivir o educar

Porque nadie tiene todas las respuestas, sólo la comprensión nos vale a todos. Mucho ánimo en la aventura divina de sobrevivir !

El primer mes es el más difícil, eso te dicen. Mes de caos, de lágrimas, de miradas de impotencia, mes de inconsciencia, de adivinar el motivo de un lloro y de pelearse con los corchetes del body.

El reloj no existe, las duchas y las comidas se acortan, el ocio desaparece. Todo gira alrededor de ella, de su ritmo incoherente, de su instinto que le reclama mamar, dormir y manchar el pañal sin ningún orden ni planificación.

No hay lógica, no hay plazos ni tiempos, sólo hay anarquía. Y un par de padres desesperados por aprender a improvisar y hacerlo lo mejor posible.

Y entonces llegan todos, los entendidos, los que ya pasaron por ello y tienen memoria selectiva y ya han olvidado el caos de esas horas y días. Y te dicen que tienes que empezar ya a educarla, que tienes que hacerle comprender que no puede estar en…

Ver la entrada original 240 palabras más

Sello de Calidad “Prueba los formatos de InsectDhu®”.

Mama Natura se presenta como una línea de productos creada específicamente para el cuidado de los bebés y niños.

IMG_20170714_164457185He tenido la suerte, de mano de @Madresfera y gracias a @MamaNaturaESP, de poder participar en el sello de calidad  “Prueba los formatos de InsectDhu®”. Hace unos meses pude realizar el sello de calidad de Chamogel primeros dientes (https://mybabymanual.wordpress.com/2016/11/25/sello-de-calidad-chamogel-primeros-dientes/) y quedé muy contenta. Por eso, cuando me llegaron a casa los dos productos para el alivio de la piel frente a picaduras de insectos (medusas y otros), me alegré sobremanera. Ante todo porque nos acababa de picar un mosquito a mi bebé y a mí (y a mí me estaba picando mucho, así que, además de probar el producto con él, también lo he probado en mí!).

 

 

Mi experiencia:

  • Eficacia: estupenda. El alivio es bastante inmediato.
  • Olor: tienen un olor cítrico, pero no muy marcado, lo cual es de agradecer. Odio los potingues que huelen a químico.

IMG_20170714_164523641

  • Los formatos disponibles: roll-on y crema. Me he enamorado del roll-on. No te pringas nada y puedes ponerlo justo donde necesitas. Muy práctico.

 

 

  • La composición: son productos hechos a base de plantas, por lo que no contienen amoníaco ni otros químicos. Cada día me preocupo más por dar a mis hijos productos naturales. Ya estamos demasiado expuestos a los químicos ¿verdad? Además, a un bebé de meses no le puedes dar el 99% de medicinas, y menos aún productos contra los mosquitos. Me da confianza el saber que está hecho a base de plantas.
  • OJO! Que sea a base de plantas no significa que se pueda poner en cualquier parte del cuerpo. No se debe poner en un sitio donde tu bebé se pueda chupar la piel.

Por cierto que tienen una web muy chula donde también te dan consejos para evitar las picaduras (entre otras muchas cosas). Merece la pena visitarla!

 

¿Hasta cuándo dar leche materna?

IMG_20170423_195439_538.jpg

Durante las últimas semanas, meses e incluso años, he visto mil y una veces artículos sobre la lactancia materna, reclamando respeto, solidaridad y comprensión. Algunas veces me pregunto por qué hará falta reivindicar respeto para algo tan personal. Pero lo cierto es que, muy a nuestro pesar, aún hay “opinionistas” y críticos, que se meten en todo.

+ respeto + apoyo – prejuicios

Esta semana, y tras casi 9 fantásticos meses de lactancia materna (que he podido prolongar gracias a la extracción de leche y posterior congelación), tengo que decir adiós a esta etapa. Muchas madres sentimos contrariadas cuando llega este momento, es un “sí pero… ay”. Es normal, esperable y superable.

Lo que me ha llamado la atención es que:

  1. Cuando daba el pecho, me encontré con algunos que me decían: “no le des más el pecho, que te quitas la salud y para él no es un gran beneficio”. (wow).
  2. Cuando vamos a dejar la lactancia materna, me he encontrado con otros que me han dicho: “¿Ya? ¿Por qué no te esfuerzas más?” (doble wow!).
  3. En ambas ocasiones, muchos, pero que muchos, sencillamente han apoyado mi decisión, con un comentario amable y si no estaban de acuerdo, callándose. (Olé).

Me quedo con el tercer grupo. Y este post es para las mamás que tienen que pasar por esta transición “sí pero… ay”. El recuerdo de la lactancia va a ser algo que te quedará para siempre. 

Y también es un post para las mamás que reciben críticas en lugar de apoyo. Ánimo. Borra de tu mente las críticas.

Lo estás haciendo requetebién!

Sello de calidad #mamasmarykay

IMG_20170403_160900707_HDR

En las últimas semanas me he lavado las manos una media de diez veces al día. No me he puesto ni un poco de brillo en los labios. Y mi piel (mi cuerpo entero diría yo) está deseando a gritos que la mimen. Es lo que tiene tener un bebé de meses malito, e intentar por todos los medios que nadie se contagie.

Con esta situación reinante, que me llegue a casa una bolsa preciosa con los productos Mary Kay es una bendición. Y que al mismo tiempo mi bebé mejore, ya ni os cuento. Tenía unas ganas locas de poder cuidarme un poquito, ahora que la tormenta está pasando.

Mary Kay es una marca de productos de belleza con más de 50 años de historia, presente en 35 países. Personalmente conocí Mary Kay porque una amiga se hizo consultora independiente de la marca. No paraba de hablar de lo buena que es la marca, por lo que participar en la evaluación de calidad de varios productos me hace especial ilusión. En este caso es una barra de labios, un tratamiento para las manos y un desmaquillador de ojos.

Qué me ha gustado antes de probar los productos:

1) Packaging: Me encantan los colores de la marca y la forma de presentarlos. Tiene un toque elegante.

2) Difusores: Odio las cremas que vienen en tarro. Me gusta llevar las uñas bien cuidadas (normalmente largas), por lo que las cremas con difusor me resuelven la vida. Puedo utilizar la cantidad justa de producto sin tener la parte interna de las uñas pringada.

En cuanto a los productos:

1) Barra de labios: me ha sorprendido… Me ha ENCANTADO. Soy totalmente fiel a mi color rojo-café desde hace años, y no me emocionó ver el color de la barra. Pero resulta que me queda bien. Lo mejor de todo: alucinante al tacto. Es como si te pusieras unos polvos que se quedan fijos en los labios (es una barra de larga duración). La sensación es fantástica. No es grasa, no es apelmazante, no se secan los labios… Sinceramente, no sé cómo describirlo. Sencillamente, me ha encantado. Y la barra en sí (la parte de fuera), es realmente bonita.

2) Tratamiento para manos: Me cuido mucho las manos, por lo que un tratamiento de este tipo de primeras me tenía que emocionar. Pero voy a empezar por lo que no me ha gustado:

  • Las instrucciones en mil idiomas. Con lo que personaliza todo Mary Kay y resulta que me encuentro con un panfletillo en mil idiomas con letra minúscula y papel de prospecto farmacéutico. Gran fallo. Si el problema son las instrucciones para el tratamiento, por un “1-2-3” bien grande en los botes, y pon dibujos en la instrucciones.
  • Es tedioso tener que hacer los tres pasos, sobre todo si tienes prisa.
  • Tienes que esperar bastante a que se absorba la crema, es muy grasa.

Y dicho esto, ¿qué me ha gustado? Que te deja las manos hechas una maravilla. Es tedioso, pero merece la pena.

3) El desmaquillador de ojos. Es refrescante y limpia de verdad. No hay que pasar mil veces por el mismo sitio para que se quite la pintura (yo tengo siempre problemas con el rímel).

Conclusión: me he llevado una grata sorpresa. Sobre todo con la barra de labios, ¡me encanta!

Gracias a @MaryKayEspaña, a @madresfera y su promoción #mamasmarykay. Me ha encantado mimarme y disfrutar probando esta gozada de productos.

Un beso grande!

 

Insomnio… quiero dormir!

Antes de tener el bebé: “duerme ahora que cuando tengas el bebé…” y después de tenerlo: “uffff… ya no vuelves a dormir!”. Vaya manía tiene la gente de predecir desdichas! jajajaja

mybabymanual

insomnio

Insomnio… ¡quiero dormir!

Qué “gracia” me hace cuando alguien me dice:

“Aprovecha ahora para dormir que cuando nazca el bebé…”

¿Hay alguna manera para desterrar esta frase de nuestras conversaciones?

Estoy embarazada y, como la Naturaleza es así de simpática en ocasiones, en lugar de caerme de sueño en cualquier momento y dormir, yo me paso las noches con dolores y sin pegar ojo. Sueño tengo, ¡y mucho!, pero no hay manera. Y quizá sea la falta de sueño lo que me está haciendo más sensible a los comentarios no solicitados pero… es que nadie me da soluciones, al contrario. Me agobian incluso más.

“Aprovecha ahora que luego…”

¿Sabes una cosa? Luego puede que tu bebé no duerma o puede que sí. ¡Ya nos ocuparemos de eso cuando llegue el momento! 🙂 Soy consciente de que la gente no hace este tipo de comentarios por maldad, y quizá debería decirles a…

Ver la entrada original 128 palabras más

Autoafirmación (= Señor, ¡dame paciencia!)

img_20161030_093330

Y de pronto, un día, el niño adorable se vuelve exigente, se enfada cuando no tiene exactamente lo que quiere, te dice que “está enfadado” porque ….

BIENVENIDO A LA ETAPA DE LA AUTOAFIRMACIÓN.

Si las reacciones guturales (rabietas) se asocian a los 2 años, a partir de los 3 se inicia una fase de maduración en la que el “yo puedo solito” y los enfados más o menos justificados se repetirán hasta el infinito.

Tu bebé, que ya es un niño, está encontrando su sitio en el mundo como ente disociado a los padres y esto, por supuesto, es un cambio que afectará a toda la familia. Por su parte, el cambio será obvio, y por parte de los papás, se exige un cambio controlado.

¿Qué hacer?

1) Dejar una mayor independencia a la hora de realizar las rutinas, aunque cueste (es decir: aunque tarde 10 minutos en ponerse los zapatos, hay que asumir ese tiempo extra y felicitar el esfuerzo – que no el resultado). Más de un día vais a llegar tarde y hay que asumirlo.

2) Momento enfado por algo sin importancia: NO luches. Deja que en cierto modo “gane” a la hora de imponer su juicio/opinión/decisión. Ayudarás al aumento de su autoconfianza y proceso de toma de decisiones.

3) Momento enfado en el que no se decide una nimiedad: obviamente, involucrarte en que tu hijo aumente su confianza e independencia no implica que pueda hacer lo que le apetezca sin ningún orden. Sigues siendo padre/madre/abuelo/figura de referencia, por lo que el papel de educador no desaparece (de hecho, no desaparece nunca). Ármate de paciencia para explicar el por qué de las decisiones. No vale el “porque yo lo digo”. RAZONA.

Si tu hijo entra en bucle y no hay manera de que obedezca, puedes seguir el siguiente método de 3 pasos:

a) Explicar, apartándolo de la acción que quiere realizar y que no vas a permitir.

b) Decir: “No te voy a permitir que hagas “xxx”. Ya te he explicado por qué y veo que necesitas tiempo para que puedas comportarte bien . Cuando estés listo, ven  y hablamos”.

c ) Dejar al niño para que recapacite. Si quiere realizar lo que estamos diciendo que no queremos que haga, lo apartamos de nuevo y volvemos a repetir el proceso (y casi siempre, sobre todo al principio, habrá que repetirlo mucho).

Como dije al principio; ármate de paciencia! 😃 Mantener la calma (aún repitiendo 10 veces el proceso) será tu mejor aliado (y oye, ¡cuesta!).

No es magia, es aprendizaje!

Mucho ánimo! 😃😃😃