Mi niño no me escucha

escuchar¿Cómo hacer para que tu hij@ te obedezca?

“Mi niño no me hace ni caso”, “mi niño no me escucha”, “mi niño no obedece”… ¿Os suena haber escuchado (o incluso dicho! =) ) alguna de estas frases?

Desde el principio he pensado que un bebé, desde el primer día (llámalo intuición, relación con el mundo, sexto sentido), puede entender lo que le estás diciendo. Ya sea por tu expresión, por las palabras o por el contexto, TE ENTIENDE.

Una cosa bien diferente es que pueda contestarte (no se haya desarrollado aún el lenguaje oral), o que QUIERA escucharte (y esto ocurre, normalmente, a partir de los 18 meses, cuando puede empezar la famosa fase de los “terrible two”).

He descubierto con el tiempo que hay ciertas pautas para mejorar la escucha de tu hij@: 1. Hay que tener mucha paciencia (obvio!).

2. Hay que repetir las cosas bastantes veces. Aquí hago un inciso. DEPENDE. Depende de la edad de tu bebé.

  • Antes de los dos años: Es cierto que hay una determinada edad en la que hay que repetir mucho el mismo mensaje para que cale (yo diría que por debajo de los dos años).
  • A partir de los dos años: Pero a partir del momento en el que son más concientes de su YO (>2 años), el mensaje debería poder decirse una vez. A continuación, y si no ha hecho lo que le has pedido, puedes preguntarle qué le ha dicho mamá que hiciera. Si entra en el círculo vicioso de la negación, estás entrando en otro terreno. Lo vemos.

3. Terreno del “NO”: dale a elegir entre dos opciones dentro de lo que tú quieres que haga. Ejemplo: quieres que se ponga la chaqueta. Tras explicar el por qué (hace frío), pregúntale qué mano quiere meter primero en la chaqueta. Provócale para que tenga que tomar una decisión dentro de lo que tú quieres.

4. Haz que te mire a los ojos. Los niños pueden estar metidos en su mundo jugando. Si no te miran a los ojos cuando les estás hablando, lo más probable es que no oigan lo que estás diciendo.

5. Desciende a su altura. No es broma. Ponte de rodillas, siéntate… haz que tu cara esté a su misma altura para que la conexión visual sea más cercana. FUNCIONA.

Y tras este punto, volvemos al mensaje de “hay que tener mucha paciencia”. Ve sembrando, repitiendo los mensajes de manera consistente. Llegará el momento de recoger los frutos.

¿Y tú? ¿Tienes tus trucos para que tu hijo te escuche de forma eficiente?

Anuncios

Confianza y comunicación

happy babyAl igual que nunca es demasiado pronto para introducir los libros en el mundo de tu bebé, nunca es demasiado pronto para inculcarle confianza a tu bebé. Una vez controlada la seguridad externa, hay que centrarse en inculcar seguridad interna. Y esto se consigue a través de un lenguaje cuidadoso (comunicación neutra o positiva, dependiendo de la situación) y, sobre todo, excluyendo ciertas “coletillas” que estamos habituados a decir (y que sería mejor erradicar).

Utilizando un lenguaje neutro ante los intentos y un lenguaje positivo ante los logros, estarás aumentando la confianza de tu bebé en sí mismo.

En el “Libro de Instrucciones para tu Bebé” se pone el siguiente ejemplo, que encuentro muy ilustrativo:

comunicación

El efecto pigmalión es bien conocido, y con tu bebé puedes aplicarlo: creer en las capacidades de tu bebé y expresarlo de una forma correcta influirá en su comportamiento. De ahí la importancia de qué decir y qué evitar.

Nunca es demasiado pronto para que tu bebé se sienta seguro de sí mismo.

¿Y tú qué opinas? ¿Crees que es bueno utilizar este tipo de lenguaje?

Foto: freepik y “Libro de Instrucciones para tu Bebé”.

Bebés y el lenguaje de signos

lenguaje signos

Como destaqué en mi tweet del 9 de mayo de 2016, acabo de descubrir un nuevo mundo de comunicación con tu bebé. Antes de que tu bebé pueda hablar, podrás comunicarte con él a través del lenguaje de signos.

Tendencia desde hace décadas en Estados Unidos, esta tendencia se inició en Francia hace una década y por fin empieza a llegar a España.

Al contrario de lo que se pueda pensar, la utilización del lenguaje de signos NO empeora la capacidad de tu bebé para expresarse con lenguaje oral. Al contrario.

Aspectos positivos de la introducción del lenguaje de signos:

  • Aumenta el desarrollo de tu bebé la expresividad de tu bebé, y más tarde, el de su lenguaje. Estadísticamente los bebés que han utilizado el lenguaje de signos, comienzan a hablar antes.
  • Permite reducir la frustración de tu bebé, pues éste podrá ser entendido con mayor facilidad.
  • Permite reducir la frustración de los padres, ¡al fin una manera (potencial) de poder entender a tu bebé!
  • Según los expertos, este tipo de comunicación es accesible a partir de los 8 meses.

¿Cómo introducir el lenguaje de signos a tu bebé? Para un aprendizaje y desarrollo correcto, habrá que acompañar la palabra o frase que quieres que comprenda con el signo de manos que corresponda. De esta manera no se prioriza ninguno de los dos lenguajes (oral o de signos) y ambos se aprenderán al mismo tiempo.

signosSi no deseas lanzarte en modo experto a esta experiencia, quizá el adentrarse en este mundo “en prácticas” puede ser una posibilidad. Enseñar una serie de signos básicos (pipí, hambre, pupa, etc.) puede ser también una gran ayuda.

Por mi parte, voy a seguir investigando este tipo de comunicación y os iré contando mis avances.

¿Y vosotros? ¿Os animáis? ¿Conocíais este tipo de comunicación aplicada a bebés sin problemas de audición?