#ElTemaDeLaSemana #23: DEJA, QUE YA LO HAGO YO

padre-que-ayuda-su-hijo-caminar-62806252Es curioso. Hoy hablaba con mi marido de la tendencia generalizada de “infantilizar” a lo maridos, así como la de “desresponsabilizar” a los hijos. Y justo me he encontrado con el tema de la semana, “Deja que ya lo hago yo”. Para mí representa la mejor frase para tener maridos e hijos inútiles.

DESPIERTA!! Ni los unos ni los otros son tontos. Todo lo contrario. Pero hay que dejarlos hacer… por el bien de todos! Sólo necesitan un poco de tiempo para aprender… O para dejar de fingir que no saben. Que esto también pasa. Algunos… LE ECHAN UN MORRO!

Nadie nace sabiendo. Y si no dejas espacio y tiempo (con paciencia), no aprenderán o no querrán aprender nunca. APRENDEMOS a dejar aprender.

Anuncios

¿Despertar a tu bebé para que coma?

El sueño de cualquier padre es que su imagesbebé duerma. Básicamente porque así te puedes reponer un poquito.

Que un recién nacido aguante 4 horas entre tomas a mí me parece increíble. Luego se lo dices a la pediatra y te baja de golpe a la realidad: “hay que despertarlo para comer”. Esto puede ser principalmente porque tú bebé es “pequeño” (menos de 3,5kg) o son sus primeras dos semanas de vida (peligro de hipoglucemia).

Tras las primeras semanas y superar los 3,5kg, puedes tener la ilusión de poder dormir un poquito más….y es ahí donde te encuentras de todo:

– Las señoras mayores: “Deja dormir, que le alimenta igual”.

– Enfermera: “Puedes… Pero no más de 4 horas”.

– Pediatra 1: “Que duerma, pero no más de 6 horas”.

– Pediatra 2: “A comer cada 3 horas, es aún muy pequeño” (aunque ronde los 4kg y el mes y medio).

– Señora del cole, con su QUINTO hijo (de una semana) en brazos: “Despertarlo? Yo PASO” . (!!!!).

Ante esta marea de opiniones… ¿qué hacer? Da igual que su respuesta me guste menos, yo siempre hago caso a mi pediatra. Pero ojalá su respuesta fuera que lo deje dormir!

Pee resulta curioso que haya tal disparidad de opiniones… ¿Os ha pasado a vosotros?

 

 

Libro de Instrucciones para tu Bebé

Book JPEG 0704
¿Sabes algo de bebés?

Párate realmente a pensarlo: ¿sabes algo del día a día de un recién nacido? ¿Qué hacer cuando se da un golpe, cuándo hay que ir al hospital, cómo se prepara un biberón, cómo quitarle el hipo…?

En mi primer embarazo, leí sobre los 9 meses que tenía por delante. Pero, curiosamente, no me preparé lo suficiente para cuando llegase mi bebé, que es cuando realmente empieza lo bueno. ¿Qué ocurrió?

Nunca he tenido ni bebés ni niños cerca. Lo que ocurrió es obvio: lo pasé fatal. Hubo multitud de situaciones del día a día que me superaban, ¡porque son las que nadie cuenta!

Con mucha ayuda y mucha paciencia por parte de amigos y profesionales, poquito a poco fue aprendiendo. Y ahí es cuando me dije que no quería que nadie lo pasase tan mal como yo. Por ello ideé este libro:


LIBRO DE INSTRUCCIONES PARA TU BEBÉ.

Un libro tipo manual, con un índice muy explícito que te ayudará a resolver tus dudas sin crearte ansiedad.Está pensado para primerizos, no tan primerizos y para abuelos y familiares (la tribu!). Su apoyo es indispensable.

Tanto en papel como en vesión ebook, te invito a echar un vistazo a este libro.

Papel: http://www.bubok.es/buscar/libro-de-instrucciones-para-tu-bebe
Ebook: https://www.amazon.es/LIBRO-INSTRUCCIONES-PARA-TU-BEBE-ebook/dp/B01FPC4DK0

Como complemento al libro, he creado el blog para una interacción cercana donde todos podemos aprender ¡y mucho! Cada bebé es un mundo, y cada experiencia, una fuente de enriquecimiento.
Espero vuestros comentarios! Siempre podéis encontrarme en:

Mil besos!

Cumpleaños más sanos. ¿Por qué no?

cumple2

¿Qué pasaría si en lugar de todo un cumpleaños con chucerías, tambían hubiera algo más sano?

¿Se acabaría el mundo? ¿Los niños estarían menos contentos?

Con el paso del tiempo, cada vez estamos yendo a más cumpleaños de niños, y me ha sorprendido que, hasta en las fiestas que se dan en el colegio, hay una pauta: la celebración se centra en chucherías y productos industriales.

Personalmente no me gusta nada esta idea.

¿Por qué sólo se asocia la comida basurilla a las celebraciones?

¿Por qué las celebraciones no se asocian a comida riquísima y sana?

Según mi experiencia, los niños se pirran por los albaricoques, las fresas, los zumos que no son de bote… También por los dulces caseros (que no significa necesariamente que se hagan en tu casa, puesto que existen sitios donde te los pueden hacer). Me extraña que haya tan pocas familias (al menos en lo que yo conozco) que se decanten por opciones sanas.

NO estoy demonizando las chuches, pero pensándolo con perspectiva, la impresión que tengo es que se demonizan las opciones sanas… ¿o no?

Cada uno es libre de hacer lo que quiera, por supuesto. Pero yo me voy a decantar por incluir cosas sanas en los cumpleaños.

¡Ya os contaré si tengo un feliz “efecto contagio” y empiezo a ver más fruta en las próximas celebraciones!

Mi niño no me escucha

escuchar¿Cómo hacer para que tu hij@ te obedezca?

“Mi niño no me hace ni caso”, “mi niño no me escucha”, “mi niño no obedece”… ¿Os suena haber escuchado (o incluso dicho! =) ) alguna de estas frases?

Desde el principio he pensado que un bebé, desde el primer día (llámalo intuición, relación con el mundo, sexto sentido), puede entender lo que le estás diciendo. Ya sea por tu expresión, por las palabras o por el contexto, TE ENTIENDE.

Una cosa bien diferente es que pueda contestarte (no se haya desarrollado aún el lenguaje oral), o que QUIERA escucharte (y esto ocurre, normalmente, a partir de los 18 meses, cuando puede empezar la famosa fase de los “terrible two”).

He descubierto con el tiempo que hay ciertas pautas para mejorar la escucha de tu hij@: 1. Hay que tener mucha paciencia (obvio!).

2. Hay que repetir las cosas bastantes veces. Aquí hago un inciso. DEPENDE. Depende de la edad de tu bebé.

  • Antes de los dos años: Es cierto que hay una determinada edad en la que hay que repetir mucho el mismo mensaje para que cale (yo diría que por debajo de los dos años).
  • A partir de los dos años: Pero a partir del momento en el que son más concientes de su YO (>2 años), el mensaje debería poder decirse una vez. A continuación, y si no ha hecho lo que le has pedido, puedes preguntarle qué le ha dicho mamá que hiciera. Si entra en el círculo vicioso de la negación, estás entrando en otro terreno. Lo vemos.

3. Terreno del “NO”: dale a elegir entre dos opciones dentro de lo que tú quieres que haga. Ejemplo: quieres que se ponga la chaqueta. Tras explicar el por qué (hace frío), pregúntale qué mano quiere meter primero en la chaqueta. Provócale para que tenga que tomar una decisión dentro de lo que tú quieres.

4. Haz que te mire a los ojos. Los niños pueden estar metidos en su mundo jugando. Si no te miran a los ojos cuando les estás hablando, lo más probable es que no oigan lo que estás diciendo.

5. Desciende a su altura. No es broma. Ponte de rodillas, siéntate… haz que tu cara esté a su misma altura para que la conexión visual sea más cercana. FUNCIONA.

Y tras este punto, volvemos al mensaje de “hay que tener mucha paciencia”. Ve sembrando, repitiendo los mensajes de manera consistente. Llegará el momento de recoger los frutos.

¿Y tú? ¿Tienes tus trucos para que tu hijo te escuche de forma eficiente?