¿Hasta cuándo dar leche materna?

IMG_20170423_195439_538.jpg

Durante las últimas semanas, meses e incluso años, he visto mil y una veces artículos sobre la lactancia materna, reclamando respeto, solidaridad y comprensión. Algunas veces me pregunto por qué hará falta reivindicar respeto para algo tan personal. Pero lo cierto es que, muy a nuestro pesar, aún hay “opinionistas” y críticos, que se meten en todo.

+ respeto + apoyo – prejuicios

Esta semana, y tras casi 9 fantásticos meses de lactancia materna (que he podido prolongar gracias a la extracción de leche y posterior congelación), tengo que decir adiós a esta etapa. Muchas madres sentimos contrariadas cuando llega este momento, es un “sí pero… ay”. Es normal, esperable y superable.

Lo que me ha llamado la atención es que:

  1. Cuando daba el pecho, me encontré con algunos que me decían: “no le des más el pecho, que te quitas la salud y para él no es un gran beneficio”. (wow).
  2. Cuando vamos a dejar la lactancia materna, me he encontrado con otros que me han dicho: “¿Ya? ¿Por qué no te esfuerzas más?” (doble wow!).
  3. En ambas ocasiones, muchos, pero que muchos, sencillamente han apoyado mi decisión, con un comentario amable y si no estaban de acuerdo, callándose. (Olé).

Me quedo con el tercer grupo. Y este post es para las mamás que tienen que pasar por esta transición “sí pero… ay”. El recuerdo de la lactancia va a ser algo que te quedará para siempre. 

Y también es un post para las mamás que reciben críticas en lugar de apoyo. Ánimo. Borra de tu mente las críticas.

Lo estás haciendo requetebién!

Aprender a comer de todo (y feliz!)

Comida sanaReconozco, avergonzándome un poco, que de pequeña era de las niñas que comían tres cosas (tres!!) y las tres tenían que ser preparadas por mi madre. Con el paso del tiempo he aprendido a hacer evolucionar mi paladar y ahora como de todo. Por eso, cuando iniciamos la introducción de alimentos, uno de mis objetivos principales fue que mi hija comiera de todo.

La serie de documentales de la BBC “The truth about food” y el “Libro de Instrucciones para tu bebé” (Amazon) nos dio la clave para hacer una introducción de alimentos que hiciera que tu bebé acabe comiendo de todo. Aprendí lo que era la “barrera del gusto“: al estar 7 días seguidos “enfrentándote” a un sabor que no te gusta, se rompe la barrera, haciendo que, aunque no te guste el sabor, no lo rechaces. He probado este método con las alcachofas, y aunque no me emocionan, puedo decir que cada vez me gustan más.

¿Cómo hacer que tu bebé coma de todo? Siguiendo las pautas del pediatra sobre el orden en el cual se deben introducir los alimentos, en lugar de ofrecer un mismo alimento durante 2 o 3 días, debe continuar ofreciéndose (sin mezclarse con otros, para que sienta el sabor) durante al menos 7 días seguidos. Sin duda es un proceso tedioso pero, ¿qué prisa hay?

No es cuestión que se tome 5 cucharadas de puré de espinacas, pero sí que tome una cucharada de puré de espinacas durante al menos 7 días seguidos. Y sobre todo, respetar que sólo se puede introducir 1 alimento nuevo cada 3 o 4 días (esto es más que nada para detectar alergias).

Mi experiencia propia y con mi bebé ha sido inmejorable. Comemos de todo. Y si hay un día que dice “no me gusta el brócoli”, durante 7 días seguidos le doy brócoli (al menos una cucharada). Al tercer día es ella misma la que salta de alegría porque tiene brócoli de cena y lo pide.

¿El esfuerzo merece la pena? En mi caso, si sólo hay una posibilidad de que un bebé no sea difícil comiendo (tanto como lo fui yo), MERECE LA PENA.

¿Y vosotros? ¿Tenéis problemas con las comidas de los pequeños?

Imagen: Freepik