Hij@ es…

bebe

«Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.

Sí, ¡Eso es! Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo… el más preciado y maravilloso préstamo, ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos, pues a nosotros ya nos bendijo con ellos»
José Saramago (Premio Nóbel de Literatura).
Me he encontrado hoy con esta proeza de la palabra. Dice que es el «mayor acto de coraje» y yo añadiría que es también «la suerte de tener la mayor felicidad». Sinceramente, precioso.

Problemas de sueño

Problemas de sueño

Las estadísticas dicen que la cantidad de horas de sueño que duerme un niño dependerá de su edad y su naturaleza (desde las más de 16 horas que duerme un recién nacido a las 9 horas a partir de los 14 años, hay un cambio enorme).

La cuestión es que, en algunas ocasiones, tu bebé sabe dormirse solito, tranquilo y feliz, pero se despierta mucho durante la noche y no encuentras la razón.

He querido resumir los patrones más frecuentes, por si te pueden dar una pista para encontrar una solución y poder descansar mejor. ¡Soy una dormilona, no lo puedo evitar! Para mí, dormir es fundamental.

Qué ocurre si se despierta mucho durante la noche:

  • Las preguntas con soluciones más sencillas:
    • ¿Hace frío o calor?
    • ¿Está cómodo con ese pijama?
    • ¿Cena lo suficiente? ¿Se despierta por hambre?
    • ¿Cena alimentos que tienen una difícil digestión? Por mencionar algunos: el pimiento, la lechuga (sorprende, pero en muchos casos afecta), carne o legumbres. Se puede probar a dar cenas de alimentos que se digieran mejor.
  • Si tiene pesadillas: dicho de forma básica: hay que tranquilizar a tu bebé, poner tu mano, hacerle una caricia. Haz que se sienta seguro.
  • Si tiene terrores nocturnos (grita y se mueve pero está dormido): hay que aguantar el tirón y vigilar para que no se haga daño. Si despiertas a tu bebé en ese momento, es muy probable que tarde horas en tranquilizarse. @Socorroquesoymamá nos ha confirmado en el pasado que es así como se lo han recomendado en neuropediatría para tratar los terrores nocturnos de su hija (¡MIL GRACIAS POR COMPARTIR tu experiencia!).
  • Tiene un patrón de despertares cada noche: se debe romper. Si no está llorando, y sencillamente reclama, intenta hacer desde la puerta un sonido relajante (shhhhh), sin hablar, para ver si concilia el sueño. Si no lo concilia, sentarte a su lado para que esté tranquilo, que te sienta… hará que se relaje poco a poco. Opino que es mejor que no lo saques de su cuna en este caso, pues esto haría que se despertara aún más (y se afianzara el patrón).
  • Falta de hierro: @anitadesdemiventana me hizo descubrir hace poco la relación entre la anemia y la falta de sueño. Hace relativamente poco se ha descubierto que la falta de hierro en niños suele provocar problemas de sueño. Una analítica a tiempo hará que no haya problemas de salud, y si encima se mejora la calidad del sueño, tanto mejor. Recuerda que la asociación de lácteos con la ingesta de alimentos con hierro, impedirán en gran medida su asimilación (e igualmente, su asociación a vitamina C, la mejorará). Más información en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3632071/

Cada niño es un mundo y no podemos tener todas las respuestas, pero sí podemos seguir unas pautas que nos ayuden a aliviar los momentos complicados.

¿Y tú? ¿Conoces un problema de sueño que se haya solucionado de otra forma?

Aprender a comer de todo (y feliz!)

Comida sanaReconozco, avergonzándome un poco, que de pequeña era de las niñas que comían tres cosas (tres!!) y las tres tenían que ser preparadas por mi madre. Con el paso del tiempo he aprendido a hacer evolucionar mi paladar y ahora como de todo. Por eso, cuando iniciamos la introducción de alimentos, uno de mis objetivos principales fue que mi hija comiera de todo.

La serie de documentales de la BBC «The truth about food» y el «Libro de Instrucciones para tu bebé» (Amazon) nos dio la clave para hacer una introducción de alimentos que hiciera que tu bebé acabe comiendo de todo. Aprendí lo que era la «barrera del gusto«: al estar 7 días seguidos «enfrentándote» a un sabor que no te gusta, se rompe la barrera, haciendo que, aunque no te guste el sabor, no lo rechaces. He probado este método con las alcachofas, y aunque no me emocionan, puedo decir que cada vez me gustan más.

¿Cómo hacer que tu bebé coma de todo? Siguiendo las pautas del pediatra sobre el orden en el cual se deben introducir los alimentos, en lugar de ofrecer un mismo alimento durante 2 o 3 días, debe continuar ofreciéndose (sin mezclarse con otros, para que sienta el sabor) durante al menos 7 días seguidos. Sin duda es un proceso tedioso pero, ¿qué prisa hay?

No es cuestión que se tome 5 cucharadas de puré de espinacas, pero sí que tome una cucharada de puré de espinacas durante al menos 7 días seguidos. Y sobre todo, respetar que sólo se puede introducir 1 alimento nuevo cada 3 o 4 días (esto es más que nada para detectar alergias).

Mi experiencia propia y con mi bebé ha sido inmejorable. Comemos de todo. Y si hay un día que dice «no me gusta el brócoli», durante 7 días seguidos le doy brócoli (al menos una cucharada). Al tercer día es ella misma la que salta de alegría porque tiene brócoli de cena y lo pide.

¿El esfuerzo merece la pena? En mi caso, si sólo hay una posibilidad de que un bebé no sea difícil comiendo (tanto como lo fui yo), MERECE LA PENA.

¿Y vosotros? ¿Tenéis problemas con las comidas de los pequeños?

Imagen: Freepik

Bebés y el lenguaje de signos

lenguaje signos

Como destaqué en mi tweet del 9 de mayo de 2016, acabo de descubrir un nuevo mundo de comunicación con tu bebé. Antes de que tu bebé pueda hablar, podrás comunicarte con él a través del lenguaje de signos.

Tendencia desde hace décadas en Estados Unidos, esta tendencia se inició en Francia hace una década y por fin empieza a llegar a España.

Al contrario de lo que se pueda pensar, la utilización del lenguaje de signos NO empeora la capacidad de tu bebé para expresarse con lenguaje oral. Al contrario.

Aspectos positivos de la introducción del lenguaje de signos:

  • Aumenta el desarrollo de tu bebé la expresividad de tu bebé, y más tarde, el de su lenguaje. Estadísticamente los bebés que han utilizado el lenguaje de signos, comienzan a hablar antes.
  • Permite reducir la frustración de tu bebé, pues éste podrá ser entendido con mayor facilidad.
  • Permite reducir la frustración de los padres, ¡al fin una manera (potencial) de poder entender a tu bebé!
  • Según los expertos, este tipo de comunicación es accesible a partir de los 8 meses.

¿Cómo introducir el lenguaje de signos a tu bebé? Para un aprendizaje y desarrollo correcto, habrá que acompañar la palabra o frase que quieres que comprenda con el signo de manos que corresponda. De esta manera no se prioriza ninguno de los dos lenguajes (oral o de signos) y ambos se aprenderán al mismo tiempo.

signosSi no deseas lanzarte en modo experto a esta experiencia, quizá el adentrarse en este mundo «en prácticas» puede ser una posibilidad. Enseñar una serie de signos básicos (pipí, hambre, pupa, etc.) puede ser también una gran ayuda.

Por mi parte, voy a seguir investigando este tipo de comunicación y os iré contando mis avances.

¿Y vosotros? ¿Os animáis? ¿Conocíais este tipo de comunicación aplicada a bebés sin problemas de audición?

Insomnio… quiero dormir!

insomnio

Insomnio… ¡quiero dormir!

Qué “gracia” me hace cuando alguien me dice:

“Aprovecha ahora para dormir que cuando nazca el bebé…”

¿Hay alguna manera para desterrar esta frase de nuestras conversaciones?

Estoy embarazada y, como la Naturaleza es así de simpática en ocasiones, en lugar de caerme de sueño en cualquier momento y dormir, yo me paso las noches con dolores y sin pegar ojo. Sueño tengo, ¡y mucho!, pero no hay manera. Y quizá sea la falta de sueño lo que me está haciendo más sensible a los comentarios no solicitados pero… es que nadie me da soluciones, al contrario. Me agobian incluso más.

“Aprovecha ahora que luego…”

¿Sabes una cosa? Luego puede que tu bebé no duerma o puede que sí. ¡Ya nos ocuparemos de eso cuando llegue el momento! 🙂 Soy consciente de que la gente no hace este tipo de comentarios por maldad, y quizá debería decirles a la cara: “tu comentario no me ayuda nada”, pero la verdad es que me callo. Mea culpa!:-)

Si estoy así de cansada ahora, no quiero pensar en lo mucho peor que me voy a sentir dentro de unas semanas… si es que ocurre. Porque la parte que hay mucha gente no dice es que algunos bebés duermen bien, MUY BIEN.

Cierto es que, como todo, a dormir también hay que aprender. Y a tu bebé habrá que enseñarlo a dormir. ¿Y eso cómo se hace? Es todo un proceso en el que se va sembrando día a día, hasta que empiezan a aparecer los resultados. Prometo escribir pronto sobre las cosas que me han funcionado…

Por ahora necesito descubrir cómo enseñar a dormir a una embarazada.:-)

Foto: freepik